Noche 1.

Porque no es la soledad lo que me habita. Tus recuerdos, tu aroma y tu sabor aún están acá… Acechando. A la espera de la tristeza para colarse junto a ella, para entrar y alborotar cada espacio que lleva tu nombre.

¿Y tú cómo estarás? 

Por favor ven, que esta noche te espero, me vestí con mi sonrisa más cordial y limpié a la perfección los rastros de tu ausencia. Ven, que estoy ansiosa de escuchar tus excusas y de sonreír como si te creyera… Estoy dispuesta a escucharte las mentiras y a guardar mis lágrimas para cuando te hayas ido.

Ven, ven que quiero sentir tu mano en busca de la mía al menos una vez más, quiero verte sonreír y pensar que me quieres aunque sea por ese momento. Ven, que la noche es larga sin ti y mis pasos buscan desesperados que los tuyos los detengan.

¿Te dolerá tanto como a mí?

Déjame recostar en tu pecho y sentir que tus latidos se sincronizan con mi respiración,  ven por favor, que el corazón ya duele de tanto esperar.

Solo ven, por favor, ven.

wp-1480467493548.jpg

Anuncios